CONGRESO DE LITERATURA Y CULTURA ÁUREAS Y VIRREINALES

 

Programa

PARTICIPANTES / RESÚMENES

Sede

Hospedaje y Actividades del Congreso

Imágenes del Congreso



Cartel

 

 

 

 

 

I CONGRESO DE LITERATURA Y CULTURA ÁUREAS Y VIRREINALES

Ciudad de México, 24 al 26 de abril de 2006

 

PARTICIPANTES

CONFERENCIAS MAGISTRALES

  • ALICIA DE COLOMBÍ  (STATE UNIVERSITY OF NEW YORK, ALBANY),Desde el Generalife hacia los Virreinatos”

  • JOSÉ PASCUAL BUXÓ (UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO), Derrota de la Fama y triunfo de Juno: nueva lectura de los murales petrarquescos de la Casa del Deán de Puebla

PONENCIAS 

1.     Teresa Albornoz Ochoa (Secretaría de Comunicaciones y Transportes), “La hostia, un borde de ausencia en sor Juana Inés de la Cruz”

“Alimento sacramental”, nombre que la fe cristiana ha depositado en la Hostia consagrada como carne divina y vía única de comunicación con lo Inefable; percibida como misteriosa sustancia de nutrición, desde la baja Edad Media en adelante, se vinculó a Cristo como el gran terapeuta que, a través de ella, extirpaba los males que estaban en el origen de las enfermedades corporales y que conseguía alimentar a los cuerpos sin mediación de nutrientes terrenales; anulando, al mismo tiempo, las reglas fundamentales de la existencia.

Estos poderes ocultos atribuidos al sagrado pan se hacen evidentes a los sentidos: vista, gusto, olfato, en una asociación entre memoria y presencia, un juego de manifestaciones referidos a la revelación del misterio que bastaba por sí solo para sustentar la carne espiritual del ser humano; es, la recreación mental, una convicción íntima con la exterioridad, en donde la piel marca una superficie de contacto y los orificios, una interacción entre el dentro y fuera. Ya decían los discípulos de Aristipo de Cirene que se percibía lo que llegaba al ser humano mediante el tacto interno: dolor o incluso, concupiscencia. Aristóteles afirmaba que los sentidos externos únicamente llegan a los internos después de haber sido unificados por el sentido común. Es decir, las sensaciones internas son actividades conscientes que el espíritu desarrolla por sí mismo y en sí mismo  (razón, memoria e imaginación) y las sensaciones externas  (oído, vista, gusto, tacto y olfato) pueden modificar las actividades del alma y del cuerpo, pueden incluso, modificar las de otro cuerpo.

Como parte de esta teoría Tomás de Aquino afirmaba que a la memoria no le interesa la imagen por sí misma, sino que la ordena a otra cosa que ella hace presente, lo que es característico de las intenciones; puede ser considerada, en cuanto es algo en sí, o bien, es imagen de otra cosa. Y es aquí donde surge la influencia de santo Tomás en sor Juana Inés de la Cruz: sentidos y memoria en combinación para entender el mensaje cifrado de la Hostia Consagrada, revelación de Cristo; Dios, que desde la resurrección designó una transfiguración icónica dejando la forma de la miseria humana en el pan nutricio del alma. La redención de la carne se trasladó al recorrido de la mirada que toca el estado físico para la travesía del espíritu.

             El memorial de la Encarnación se hace presente en las Letras de San Bernardo (Letra XIX), cantadas en la celebración de la dedicatoria de la Iglesia del convento de monjas Bernardas en 1690.

LETRA XIX:

      Si Dios se contiene
    en el Sacramento,
    allí está contento
    de estar contento.
      En Círculo breve,
aunque es Dios Inmenso,
lo miro abreviado,
si me acerco, a cerco.
Que allí está contento
de estar contento.
      Quiere a los sentidos
estar encubierto
aunque por gozarlo
con anhelo anhelo.
Que allí está contento
de estar contento.
      Blanco es Soberano
de nuestros deseos,
y si la Fe apunta
el acierto, acierto.
Que allí está contento
de estar contento.
      Como no lo miro,
aunque más lo veo,
de la Fe la vista
con aliento aliento.
Que allí está contento
de estar contento.
      Aunque velo cubre
su Poder supremo,
lo descubro, porque
en su velo velo.
Que allí está contento
de estar contento.
       Desmiento a los ojos,
Sólo al Alma creo,
Y en contradecirles
Con aprieto, aprieto.
Que allí está contento
De estar contento.

2.     César Avilés Icedo (Universidad de Sonora), “Una aproximación a las máscaras del yo lírico en dos poemarios de Lope de Vega”

Las Rimas (1602, 1604 y 1609) y Las Rimas humanas y divinas del Licenciado Tomé Burguillos (1634) ofrecen los contrastes entre los que oscila la producción lírica de Lope de Vega. En un diálogo conflictivo con la tradición poética y, bajo las presiones de los poetas exitosos de su momento, Lope construye una poética de variados matices: por un lado, intenta reactivar la herencia petrarquista, de tanta vigencia todavía para la época en que produce su obra; por otro lado, ensaya una parodia hilarante que pone en perspectiva las poéticas vigentes, incluyendo la que él mismo había asumido y en la que se había desenvuelto aparentemente sin ningún reparo.

En los dos poemarios  en los que se centra este trabajo se presenta la configuración de un yo lírico en constante mutación. Es notable que en las Rimas humanas se crean diferentes entidades desde donde se emite la voz: pastores, héroes homéricos, bíblicos o mitológicos le sirven al poeta para la expresión lírica. En las Rimas de Tomé Burguillos esta impostación se potencia con el uso de un heterónimo, el licenciado del título del libro, lo que implica no sólo la impostación de la voz sino la creación de un personaje que nos da detalle de su biografía lírica (ficticia por supuesto).

El objetivo de este trabajo es analizar estas impostaciones de la voz. Ello nos llevará a desentrañar el manejo de “máscaras” desde las cuales el yo lírico da cuenta de una realidad y se crea a sí mismo con una naturaleza proteica.

3.    María Cristina Azuela (Universidad Nacional Autónoma de México), “Pícaros y tricksters

El personaje del pícaro que inaugura la picaresca española del siglo XVI parece ser heredero directo de una figura que había recorrido las mitologías y literaturas de múltiples culturas y civilizaciones: el trickster. En este trabajo intentaré, por una parte, revisar las coincidencias y rasgos generales que se vuelven a encontrar entre tricksters y pícaros españoles (sobre todo el Lazarillo de Tormes), y por la otra, señalar las transformaciones que las huellas de los primeros van sufriendo en su paso por diferentes momentos socio-culturales.

4.     Rodrigo Bazán (Universidad Autónoma del Estado de Morelos), “Pedro de Trejo: reo de la Inquisición y heredero de Jorge Manrique”

Propongo una doble revisión del Aviso y despertador para los que andan metidos en el mundo y olvidados de Dios, escrito por Pedro de Trejo. La primera abordará el texto como parte del proceso inquisitorial que el autor enfrentó por blasfemia en 1575,  y tratará de explicar por  qué –si los encargados de calificar su cuaderno hallaron que en éste no había “dotrina contra la fee católica” aunque fuera “atrevido en tratar misterios altos” que excedían su capacidad–  se le condenó a galeras. La segunda es una lectura que –en función de  las Coplas a la muerte de su padre–, revisa el texto en tanto poema al margen de la circunstancia biográfica del autor para tratar de entender las razones por las que el primero le sirve de modelo.

5.     Doris Bieñko de Peralta (Instituto Nacional de Antropología e Historia - Escuela Nacional de Antropología e Historia), “Autobiografía femenina en la Nueva España del siglo XVII

El objetivo de esta comunicación será analizar las características principales de las autobiografías femeninas novohispanas producidas durante el siglo XVII. Actualmente se desconoce si existieron este tipo textos para el siglo XVI, pues no se han conservado o todavía no han sido descubiertos.

Las autobiografías femeninas de este período surgen principalmente en el ámbito monacal (aunque también están presentes entre las beatas), bajo la presión de los superiores o confesores. La gran mayoría de ellas se conserva en originales o copias manuscritas en diferentes repositorios mexicanos y extranjeros, aunque existe también un texto impreso: la vida de la carmelita Inés de la Cruz publicada por Sigüenza y Góngora en su Paraíso Occidental. Los textos manuscritos más antiguos datan de la primera mitad del siglo XVII.

La aparición de los diarios espirituales y vidas, sin duda alguna, se relaciona con el éxito y popularidad de la obra de Teresa de Jesús, monja carmelita española que influyó sobre este tipo de escritura. Pero la Vida de Teresa de Jesús no fue el único texto autobiográfico que circulaba y se conocía en la Nueva España del siglo XVII. En la ponencia se presentarán otros impresos que indudablemente tuvieron influencia significativa. La importancia de éstos radica no sólo en constituir referentes para la escritura autobiográfica, sino ser fuente de modelos discursivos, cuyas características ejercían una fuerte influencia en el discurso construido en los conventos novohispanos.

Entre los textos sobre los cuales se va reflexionar se encuentran los escritos de la monja jerónima María Magdalena Lorravaquio, monja agustina María de San José, monjas carmelitas María Isabel de la Encarnación, Mariana de Jesús Nazareno y Francisca de la Natividad, etc.

6.     María Dolores Bravo Arriaga (Universidad Nacional Autónoma de México), El «evangelista» guadalupano Miguel Sánchez y su sermón en honor de san Felipe de Jesús (1668)”

Este autor del siglo XVII, célebre por ser uno de los grandes defensores del aparicionismo guadalupano, predica un sermón que exalta al mártir novohispano, emblema de la santidad criolla, Felipe de Jesús, figura que vincula la evangelización entre Oriente y Occidente. Se trata de un texto modélico tanto para el género de la predicación como de la narración hagiográfica.

7.     Miguel Ángel de la Calleja (Facultad de Estudios Superiores, Acatlán), “La pluma de Alonso Ramírez de Vargas: ¿de celada y de tintero?”

Alonso Ramírez de Vargas fue un escritor ingenioso y peculiar dentro de las voces poéticas de la segunda mitad del siglo XVII novohispano. Un mero acercamiento nominal ―de autores y obras― a las historias de la literatura mexicana nos permitirá reconocer que, dentro del contexto cultural en que vivió, fue protagonista indiscutible de las letras virreinales.

               La fama posterior de Alonso Ramírez de Vargas proviene, indirectamente, de la amistad y juicio favorable de escritores renombrados en la Nueva España del siglo XVII como Carlos de Sigüenza y Góngora, Diego de Ribera, Ignacio de Hoyos Santillana, sor Juana Inés de la Cruz o José de la Llana que escribió, en Empresa métrica (1665), el siguiente epigrama para Ramírez de Vargas por haber ganado el primer lugar por un centón:

   Sólo tu ingenio primero
pudo en centón retazos
a Góngora hacer pedazos,
dejándolo entero.

   Si el verso se dividía
desmayaba su pureza;
mas le diste entereza
igual a la que tenían.

               También por su constante participación en certámenes, concursos y demás festividades; directamente de varios de sus textos que completos o antologados se han divulgado a lo largo de varios siglos. Sin embargo, a esta excepcional notoriedad en su época, se contraponen los escasos datos sobre su vida (sin saberse fecha de nacimiento y muerte, parientes, actividad) y estudios sobre sus obras.

               Esta ponencia pretende señalar, primero, algunos datos importantes (fechas, lugares, alusiones) no mencionados anteriormente, que pueden perfilar de mejor manera la biografía del capitán Ramírez de Vargas y, segundo, explicar algunos recursos literarios que caracterizan su poesía. Vale la pena señalar que los poemas utilizados ( villancicos, canciones, sonetos, centones) no se habían reunido para puntualizar cuál era la “musa curiosa” de la que habla Alfonso Reyes; todos ellos están dispersos en las obras de Ramírez de Vargas o en prólogos, dedicatorias, certámenes y otro tipo de textos de diversos autores contemporáneos.

8.     Lilián Camacho Morfín (Universidad Nacional Autónoma de México), El lenguaje de las emociones en el Quijote de 1605”

Uno de los rasgos que definen la modernidad de la novela cervantina se encuentra en el manejo de los personajes, quienes más allá de ser portadores de una visión del mundo o de algún punto de vista sobre un problema filosófico concreto, son seres casi reales que jamás pierden sus cualidades literarias.

Dentro de la galería de individuos que se presentan en el Quijote de 1605 es notoria la participación de Cardenio, Luscinda, don Fernando y Dorotea, a quienes, en conjunto, se les ha analizado desde el punto de vista de su composición dramática, de sus referentes en la realidad española, de los elementos carnavalescos, así como se han realizado propuestas interesantes acerca del significado de sus nombres (entre otros aspectos). En la ponencia que presentamos ofrecemos un análisis de la expresión de los sentimientos en estos cuatro sujetos a fin de demostrar cómo los personajes cervantinos, además de expresar sus emociones con gestos codificados en la literatura pastoril o caballeresca, se expresan de un modo único y particular, con lo cual Cervantes proporciona “humanidad” a los seres que pueblan el Quijote; contrastamos los resultados obtenidos con un estudio ya escrito sobre el gesto en los personajes de la magna creación cervantina, gracias a lo cual constataremos la necesidad de ir de los estudios generales a aspectos particulares que nos corroboren las cualidades de la magna creación cervantina.

9.     Luzmila Camacho Platero (Utica College), “¿Quién es el Otro en el encuentro de Catalina de Erauso con una mujer indígena?”

¿Qué hacía este soldado heroico, este explorador de las Américas, este aventurero de numerosos duelos en desconocidas calles de remotas ciudades? ¿Qué tenía Catalina-Antonio en común con las mujeres de su tiempo? ¿Cómo se la puede considerar una mujer cuando durante gran parte de su vida no vivió como tal ni se sintió como tal? Con la mentalidad de su época, Catalina se concebía hombre y, a la vez, se sentía hombre. Durante sus veinte años de travestí, vivió una existencia que genéricamente no era la suya y, posteriormente, cuando decidió hacer de México su país adoptivo, dejó de ser la mujer (lesbiana) vestida de hombre para aferrarse a su identidad masculina.

Obviamente, durante sus años de travestí hubo momentos en los que su verdadera identidad estuvo en peligro de ser descubierta. Uno de los incidentes más significativos es el de su viaje de Concepción a Tucumán durante el cual Catalina cae vencida por agotamiento físico y el hambre. Lo fascinante de este viaje no es sólo la fortaleza que demuestra nuestra protagonista sino la propuesta de la indígena que la cuida a que se case con su hija y el rechazo de Catalina basándose en motivos puramente racistas.

En este breve episodio trataré de explicar, por un lado, la reacción de la Monja Alférez, mujer que a lo largo de toda su vida se niega a ser cosificada pero que en este episodio cosifica y rechaza al Otro no por el hecho de tratarse de una relación entre dos mujeres sino por ser con una mujer “tan negra y tan fea como el diablo mismo”. Y por otro, el encuentro de dos culturas: la indígena y la española. La primera diferenciaba a los géneros según el papel social que estos desempeñaran y la segunda se organizaba socialmente basándose en el género biológico de los mismos.

10.     Axayácatl Campos García Rojas (Universidad Nacional Autónoma de México), «Y la tierra tembló, y las rocas se partieron»: cataclismo cósmico y espectáculo en la narrativa caballeresca hispánica”

El análisis de motivos literarios constituye una provechosa línea de investigación, que ha permitido ampliar y profundizar el estudio de la narrativa caballeresca hispánica. De esta manera, es posible definir una configuración del género, que en sí, es vasto y muy diverso.

En los libros de caballerías, con frecuencia se hace alusión y se describe escenarios que recuerdan a un cataclismo cósmico: un aterrador combate cuyo ruido se escucha en ciudades lejanas, una colosal batalla que hace estremecer los cielos o la desaparición de un encantamiento que hace temblar la tierra... Son sucesos que por su naturaleza, casi apocalíptica, deben ser remarcados con especial significado en la narración y cuya función atañe a la configuración del héroe en cuanto al valor y dimensión de sus hazañas. Asimismo, dotan de tintes mágicos y espectaculares, casi teatrales, a la narración caballeresca.

En esta comunicación, se hará un análisis del motivo del cataclismo cósmico en los libros de caballerías hispánicos. Se atenderá, también, a raíces tradicionales y literarias del mismo y cómo son recreadas por los autores de este género durante el siglo XVI.

11.  Ricardo Castells (Florida International University), La prueba de las promesas y las «fantásticas ilusiones» de Juan Ruiz de Alarcón”

De todas las obras dramáticas de William Shakespeare, La tempestad (1611) es sin duda la que más ha despertado el interés de escritores e intelectuales en Hispanoamérica y el Caribe. Los tres personajes principales de La tempestad ―Ariel, Calibán y Próspero― no sólo encuentran un eco en la vida intelectual de América Latina y el Caribe por más de un siglo, sino que se convierten en símbolos de la cultura americana y de la realidad colonial para autores como Rubén Darío, José Enrique Rodó, Roberto Fernández Retamar, Edward Brathwaite y Aimé Césaire. Teniendo en cuenta este interés panamericano en La tempestad, es curioso que hasta el momento no se haya desarrollado un estudio comparativo de esta obra y La prueba de las promesas (c. 1618) del célebre dramaturgo mexicano Juan Ruiz de Alarcón, a pesar de las muchas características comunes entre los dos dramas.

El trabajo presente analiza cómo los dos dramaturgos emplean lo que Alarcón llama las “fantásticas ilusiones” de un mago para arreglar el matrimonio de su hija. Aunque los demás personajes creen que están experimentando la vida real, no se dan cuenta de que estos magos ―cada uno viudo con una hija única― crean una realidad fantástica que sirve como prueba del carácter de los pretendientes de sus hijas. A su vez, el trabajo estudia cómo estos dos matrimonios se presentan como una forma de mantener el orden político en los dos reinos, de modo que se establece un nexo absoluto entre las responsabilidades públicas y privadas de la nobleza. Finalmente, se analizan las relaciones entre padre e hija en cada obra, las cuales demuestran que ―aunque nunca se pone en tela de juicio el control patriarcal sobre el compromiso matrimonial― los personajes femeninos sí juegan un papel importante y hasta autónomo en estas decisiones.

12.  Adriana Cortés Koloffon (Universidad Nacional Autónoma de México), Aproximaciones al papel de la alegoría en la loa de El Cetro de José, de sor Juana Inés de la Cruz”

El auto sacramental, que alcanzó su máximo desarrollo con Pedro Calderón de la Barca en España y con sor Juana Inés de la Cruz en la Nueva España, presenta una síntesis de numerosas tradiciones, corrientes ideológicas, modalidades escénicas y géneros que permiten múltiples posibilidades de análisis. La crítica se ha referido a la unión de poesía y teología en estas piezas teatrales ―cuyo asunto es la Eucaristía― donde la alegoría juega un papel crucial. En efecto, esta modalidad literaria constituye un vínculo entre dos planos de realidad: la visible, en escena, y la invisible, evocada en el texto dramático. En ocasiones, es imposible representar en el escenario los espacios geográficos y los diversos tiempos históricos a los que hace referencia el texto dramático. Por consiguiente, el espectador debe imaginarlos; de este modo se vuelve partícipe de la obra teatral.

En la loa de El Cetro de José, de sor Juana Inés de la Cruz, basada en el relato bíblico de José y sus hermanos, los personajes de la Fe, la Ley de Gracia, la Ley Natural, la Naturaleza, la Idolatría y la Música, representan personajes alegóricos que escenifican la evangelización de América. En este trabajo intento explorar el papel de la alegoría en la acción dramática y su relación con algunos símbolos asociados con la conquista espiritual de la Nueva España. Asimismo, destaco la gran intensidad dramática que caracteriza a esta loa.

13.  Judith Farré Vidal (Tecnológico de Monterrey, Monterrey), “Festejos en torno a la figura de Carlos II en la Nueva España”

Nuestra intervención girará en torno a las fiestas que se producen en la Nueva España relacionadas con Carlos II y como parte de un proyecto más amplio que trata sobre la imagen del poder en el virreinato durante el reinado del último de los Austrias (1665-1700). El reinado de Carlos II resulta un periodo especialmente interesante, abordado no sólo desde la perspectiva de la corte madrileña, sino también desde la óptica del gobierno virreinal. Esta época culmina el proceso de crisis general y decadencia de la monarquía española, por lo que en dicho momento la fractura entre el ideal arquetípico del modelo de monarca, fundado en el imaginario laudatorio de sus antecedentes en la dinastía de los Habsburgos, y la decadente estampa de Carlos II resulta explícita. Por lo que se refiere al Virreinato de México, podemos decir que hacia finales del siglo XVII ya pueden observarse en la Nueva España ciertos rasgos distintivos en la forma en que se concibe la relación simbólica con el poder, puesto que ya no se trata exclusivamente de una forma de enaltecimiento unívoca, sino que se proyectan ciertos rasgos distintivos, configuradores de una conciencia que reclama, a nivel simbólico, su importancia.

14.  Ronna S. Feit (Nassau Community College, State University of New York), Amar sin saber a quién: Mariana de Carvajal y la comedia en prosa”

En la introducción a su estudio de las Navidades de Madrid de Mariana de Carvajal, Moisés Martín Gómez comenta la popularidad de la novela corta en España, tan en boga durante el siglo XVII, concluyendo que era “El único, de hecho, capaz de competir con la comedia.”1 El mismo Lope de Vega, autor de tantas comedias, estuvo consciente de la relación de la novela con el teatro.  “«Demás ―explicaba en La desdicha por la honra― que yo he pensado que tienen las novelas los mismos preceptos que las comedias, cuyo fin es haber dado su autor contento y gusto al pueblo…». Curiosamente, el responsable del Don Quijote apócrifo, Alonso Fernández de Avellaneda, tachaba a las Novelas ejemplares de comedias en prosa.”²

Mariana de Carvajal aprovecha el marco narrativo decameroniano para agrupar las ocho novelas cortas recogidas en las Navidades de Madrid y noches entretenidas, publicadas en Madrid en 1663. La autora se aleja de la querelle des femmes al escribir estos relatos de tema amoroso y sentimental, que son conocidos por su presentación “de la vida cotidiana de la época, de la vida hogareña, de las costumbres (de ahí el sentido de novela costumbrista en el siglo XVII español).”³

En Amar sin saber a quién no se encuentran las esperadas referencias a la vida diaria.  En este relato Carvajal presenta el engaño en la fingida Arcadia conocida como la Isla donde un rey, disfrazado de rústico-bobo, corteja a una princesa desinteresada que acaba enamorándose de él.  En mi estudio voy a examinar la técnica narrativa de la última de las ocho novelas, que indica claramente que se puede considerar Amar sin saber a quién una comedia en prosa.

1 Moisés Martín Gómez, Mariana de Carvajal, Industrias y desdenes: Un estudio de las Navidades de Madrid, Universidad de Cádiz, Servicio de Publicaciones, 2003, pág. 17.

² Lope de Vega, Novelas a Marcia Leonarda, Prólogo de Francisco Rico, Madrid, Alianza Editorial, 1968, pág. 11.

³ Mariana de Carvajal y Saavedra, Navidades de Madrid y noches entretenidas, Edición, introducción y notas de Dámaso Chicharro, Instituto de Estudios Giennenses, Diputación Provincial de Jaén, 2005, pág. 57.

15.  Olimpia García Aguilar (Universidad Nacional Autónoma de México), “Vidas de varones jesuitas del siglo XVII: El arte de la reescritura”

El escrito autobiográfico fue, generalmente, resultado de una práctica muy común que solían tener los padres confesores en la Nueva España del siglo XVII. Al igual que con las crónicas, los autores de este tipo de texto eran instados y aun apurados por sus confesores o superiores para que escribieran, ya en un lapso corto de tiempo o a lo largo de toda su vida, uno o varios cuadernos que narraran en forma de memorias, diarios o cartas, todos los detalles de su historia.

Para escribir las Vidas y los Menologios, los escritores, comúnmente sacerdotes, seguían una metodología que se repite a lo largo de varias biografías para lograr textos fidedignos. Fue muy común que el padre le solicitara a su hijo de confesión que mantuvieran una correspondencia que revelara aspectos biográficos o íntimos del confesando. También fue usual exigir que escribiera sus experiencias en diarios o que relatara su autobiografía en varios cuadernos. Esta práctica ha sido ampliamente investigada con relación al mundo femenino.

Sin embargo, la práctica de entregar los apuntes autobiográficos acatando al gobernador de almas, no se limitó al mundo femenino. Tenemos ejemplos concretos de varones que fueron obligados a escribir sus vidas. Es muy probable que las sagas de biografías jesuitas respondan a esta práctica. Tenemos, asimismo, el ejemplo concreto de las Cartas edificantes jesuitas de las cuales podemos nombrar la de Pedro Joan Castini; la de Bartolomé Castaño; la de Pablo Salceda; la de Nicolás de Guadalaxara; y la de Miguel de Omaña. En todos los textos anteriormente citados, se intercalan párrafos en cursivas y redactados en primera persona que manifiestan un escrito autobiográfico previo.

Los anteriores ejemplos son sólo una pequeña muestra de este fenómeno de producción literaria tan abundante en las letras novohispanas. He citado en estas líneas solamente algunos de los casos en que confesores jesuitas han exigido a sus hijos que plasmen por escrito aspectos de su vida o la totalidad de ella. Me he centrado en los confesores jesuitas porque creo que su conducta responde a un lineamiento básico de la Compañía: la obediencia, que se manifiesta claramente en los escritos de san Ignacio. Y es el confesor, ese hombre que gobierna almas, quien ha forjado el ámbito ideal para esta literatura. Desde el confesionario ha guiado a sus hijos y los ha llevado a escribir cartas, diarios y memorias, independientemente de las aficiones o habilidades literarias del confesando. Sus intenciones varían: en ocasiones se trató de imponer una penitencia; en otras, de practicar un escrutinio de almas, y en otras, de disponer de un material escrito que fuera la materia prima para posteriores biografías que saldrían a la luz en forma de sermones, vidas, cartas, etcétera. El hecho real, sin embargo, es claro: la vida religiosa, el acatamiento de las órdenes, la total obediencia, entre otros aspectos, nos han legado cientos de páginas que hoy conforman un relevante corpus de escritos novohispanos.

16.  Édgar García Valencia (Universidad Nacional Autónoma de México), Teatro y emblemas. Vínculos y antecedentes”

Desde finales del siglo XVI en la Nueva España, las manifestaciones teatrales concentraban parte de su puesta en escena por medio de emblemas vivos. Desde los telones hasta la trama y los personajes, la cultura de los emblemas y jeroglíficos fue empleada por dramaturgos del siglo XVI, como Fernán González de Eslava, o de fines del XVII, como Antonio de Solís. La ponencia busca dar cuenta del vínculo entre emblema y teatro, y mostrar la manera en que se entrecruzan estos géneros.

17.  Irma Elizabeth Gómez Rodríguez (El Colegio de México), “Del festivo al solemne aparato: Tres sermones novohispanos del siglo XVII

En la época novohispana, el sermón fue uno de los géneros más difundidos y más importantes, pues su función era la exégesis pública de la palabra de Dios. Los índices bibliográficos consignan gran cantidad de títulos y los diarios escritos en aquella época dan noticias sobre la enorme frecuencia con la que predicadores famosos subían al púlpito para adoctrinar y deleitar a los feligreses, a pesar de ello, estos textos han sido muy poco estudiados por los críticos e historiadores de la literatura, tal vez por considerar que su naturaleza retórico-religiosa es ajena al ámbito literario. Esta visión excluyente obliga a revisar el concepto de literatura que se aplica a las producciones novohispanas y extenderlo para dar cabida a textos «de ocasión» que, aunque estaban vinculados a ceremonias públicas y oficiales, sus contenidos simbólicos e ideológicos son útiles para entender los comportamientos de una sociedad, así como sus manifestaciones artísticas.

     Así, se propone estudiar tres sermones novohispanos, pertenecientes al octavario en honor a san Francisco de Borja, incluidos en la relación de fiesta, escrita en 1672, a cargo de la Compañía de Jesús, conocida como Festivo Aparato, desde una triple perspectiva discursiva: el sermón como un discurso teológico ―edificación moral y defensa de la ortodoxia dogmática―, ideológico ―difusión de valores encaminados a la preservación del orden jerárquico y absolutista de la sociedad novohispana― y estético (aspiración a la belleza que verifica el precepto clásico de que todo discurso debe enseñar, mover  y deleitar).

      Los sermones que se analizan en este trabajo fueron predicados por Ignacio de Hoyos Santillana, calificador del Santo Oficio; Sebastián de Castrillón, religioso franciscano y Antonio Núñez de Miranda, jesuita. La selección de los sermones obedece a un intento por ilustrar algunas de las variantes que se le podían imprimir a este género, acotado por una estructura muy rígida heredada de la retórica clásica y por el contenido doctrinal.

18.  Aurelio González (El Colegio de México), “Comer y beber en la literatura de los Siglos de Oro”

El comportamiento gastronómico de los miembros de una sociedad es el resultado de una actitud ante la comida, determinada por creencias religiosas o presupuestos ideológicos, pero este comportamiento también está condicionado por una multitud de factores que pueden ser medioambientales, económicos, políticos, sociales o de la misma tradición culinaria. También por medio de los usos alimenticios se manifiestan desigualdades sociales, distinciones de edad y sexo, de dedicación laboral, de tipo regional. La comida presenta, además, formas específicas en las que se pueden identificar modelos culturales, aspiraciones sociales o tabúes religiosos.

               La tradición gastronómica de los siglos áureos, aunque parte de la tradición medieval, sufrió una revolución de gran intensidad con la aportación alimenticia del Nuevo Mundo. Por otra parte, las condiciones sociales de aquella época (probablemente como las de todas las épocas) hacían que la alimentación fuera de la mano del hambre. La literatura de los Siglos de Oro refleja todos estos elementos tanto desde una perspectiva realista como desde presupuestos idealizados.

               El presente trabajo pretende, a partir de las consideraciones anteriores,  señalar algunos tipos y funciones de alimentos y usos gastronómicos en obras literarias de los Siglos de Oro, especialmente teatrales.

19. Serafín González (Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa), El amor en Examen de maridos, ¿accidente o elección?”

Una de las cuestiones recurrentes en la producción dramática de Ruiz de Alarcón consiste en el reconocimiento de que la vida del ser humano fluctúa en distinta medida entre lo que depende de sus decisiones y lo que está más allá de su control. Los límites entre estos dos extremos no siempre son claramente advertidos por los personajes de algunas comedias. Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con doña Inés, la protagonista de Examen de maridos; ella, candorosamente, decide adueñarse de su vida y elige seguir los dictados de la razón para conseguir el marido más conveniente. El amor, no obstante, viene a complicarlo todo, y ella descubre que la razón es insuficiente. El trasfondo de todo esto está marcado por una reflexión polémica acerca del amor en la que se introducen una serie de elementos que van más allá de algunos de los planteamientos convencionales de la época.

20.  Dalia Hernández (Universidad Nacional Autónoma de México), “El teatro barroco en el gusto dieciochesco novohispano: el caso de Fernando de Zárate”

Fernando de Zárate y Castronovo, dramaturgo español de la segunda mitad del siglo XVII, constituye un caso de interés para la recepción del teatro barroco durante el llamado Siglo de las Luces, ya que sus comedias fueron en varias ocasiones junto a las de Calderón, Moreto, Bances Candamo o Cañizares representadas y reimpresas a lo largo del siglo XVIII, no sólo en España sino en el virreinato novohispano. En efecto, en la Nueva España de finales del XVIII, Zárate tuvo suerte favorable: varias de sus comedias se llevaron repetidamente a la tablas, según consta en los programas del Coliseo nuevo de la Ciudad de México, y una en particular, El maestro de Alejandro, fue considerada pieza digna de figurar en una celebración de la corte virreinal. Y más todavía, pocos años después (1794) esta comedia sería reimpresa en Puebla por Pedro de la Rosa. Si se considera que Zárate y Castronovo escribió El maestro de Alejandro y en general toda su obra dramática a partir del sistema dramático barroco, específicamente dentro de la escuela calderoniana, cabe preguntarse ¿qué cualidades poseía esta pieza que hicieron posible la vigencia no sólo de su representación sino también de su reimpresión? ¿Qué características le permitieron llegar al escenario y a las prensas novohispanas, si para aquellos años (finales del siglo XVIII) el círculo de hombres ilustrados en la Vieja y en la Nueva España exigía la factura de obras dramáticas de acuerdo con los nuevos paradigmas estéticos del neoclasicismo, a la vez que repudiaba los excesos del teatro barroco? Responder estas interrogantes es el propósito de este trabajo.

21.  Alejandro Higashi (Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa), “La puntuación al servicio del lector y del arte en el Romancero del Cid de Juan de Escobar”

En la presente ponencia me propongo demostrar las distintas funciones que tuvo la puntuación como una forma de ordenar y aclarar la materia que se narraba, a veces incluso contra el sentido en que se había entendido cierto pasaje dentro de la tradición que antecedió al proyecto narrativo de Escobar en Romanceros, manuscritos y pliegos sueltos. El tema resulta pertinente en textos que, pese a provenir de una tradición oral bien afincada, tuvieron que transformarse para continuar así su vida en un nuevo formato: el que ofrecía el texto impreso luego del éxito logrado por los Cancioneros de Romances o Romanceros desde mediados del XVI .

22.  Gustavo Illades (Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa), “Diálogo dominico entre la retórica eclesiástica de Granada y el arte de vociferar de Las Casas”

La Brevísima relación de la destrucción de las Indias ha sido objeto de notables denuestos y alabanzas. Se le ha considerado causa de la leyenda negra española y, simultáneamente, origen de la leyenda del buen indio. En general, se ha estudiado la Brevísima asimilándola al subgénero de la crónica de conquista. Desde mi perspectiva, se trata de una mezcla de relatio, discurso forense y sermón cuyo resultado es una partitura que codifica el arte de la voz de Las Casas, voz destinada a una empresa épica: desterrar las conquistas de América. Las preceptivas de fray Luis de Granada nos ayudan a comprender el inusitado arte de fray Bartolomé.

23.  Pamela H. Long (Auburn University Montgomery), “Música mundana, música humana en las obras de sor Juana Inés de la Cruz”

En sus versos líricos y dramáticos, sor Juana explora el tema de la música desde el punto de vista neoplatónico. Durante el siglo XVII, la equivalencia de la música con el cosmos encontró su extensión en el alma humana: el microcosmos necesariamente reflejaba el macrocosmos. La contemplación del cielo, el estudio de la música, la geometría y la aritmética conducirían a la armonía del alma, la cual a su vez funciona en concordancia con una sociedad bien templada. Como consecuencia, las investigaciones en la astronomía, la acústica y las matemáticas tienen implicaciones en la medicina, la teología y la política.

Relativo a esta teoría del alma humana proporcionada mutuamente al cosmos, era el interés en la experimentación, especialmente en la ópera, de la calidad afectiva, o ethos, de la música: el empleo de ciertos elementos en la interpretación musical, como los elementos retóricos en el discurso, para incitar las emociones y para controlar los pensamientos del público.

En esta ponencia, propongo investigar el planteamiento sorjuaniano del ethos de la musica mundana y la musica humana, especialmente en comparación con los tratados contemporáneos de Llorente y Cerone.

24.  Blanca López de Mariscal (Tecnológico de Monterrey, Monterrey), Fray Diego de Ocaña y su viaje guadalupano al Nuevo Mundo”

En esta ponencia analizaré un texto que ha sido escasamente estudiado, se trata de la relación del viaje que hizo fray Diego de Ocaña por tierras americanas entre 1599 y 1605, un texto que ha sido publicado en forma fragmentaria en varias ocasiones, dos de ellas por fray Arturo Álvarez, la primera con el título Relación de un viaje maravilloso por América del Sur  (Madrid, Studium, 1969) y la segunda, titulada A través de la América del Sur, forma parte de la colección Crónicas de América de Historia 16 (Madrid, 1987). Existe un tercer fragmento de este texto que bajo el título “Fray Diego de Ocaña, Relación del viaje a Chile, año 1600”, fue publicado por Eugenio Pereira Salas en Anales de la Universidad de Chile.

En el viaje narrado, fray Diego de Ocaña sale del convento de Guadalupe en Extremadura hacia América, con el encargo de recabar limosnas entre los devotos de la Virgen, y de asegurarse que esas limosnas llegaran a la Península. Su intención, como bien queda establecido en el texto, era  reunir contribuciones y destinarlas a la casa española, de tal manera que no se desviasen a otras órdenes religiosas o a otras advocaciones marianas los donativos de los fieles establecidos en las tierras recientemente conquistadas y pobladas.

25.  Graciela Manjarrez (University of Western Ontario), “«...y quanto a no ser mias, ni aun las que lo fueron, la del Conde Lucanor lo dira a su tiempo…». Transmisión textual de El Conde Lucanor, de Pedro Calderón de la Barca”

En el prólogo a la Cuarta Parte de 1674, dedicado a un “amigo ausente”, Pedro Calderón de la Barca se refiere a dos cuestiones de importancia capital: los hurtos  y yerros que han sufrido sus piezas teatrales en manos de los impresores y, en particular, las comedias que falsamente se han publicado bajo su nombre. Dentro de las comedias que Calderón de la Barca enumera en este prólogo, se encuentra la de El Conde Lucanor, de la cual indica: “pues hallará el que tuviere curiosidad de cotejarla, con la que anda en la Parte Quinze, que apocos versos míos, prosigue con los de otros; si buenos o no remítome al cotejo...”Así, el propósito de este trabajo es presentar un análisis detallado del conjunto de manuscritos y ediciones impresas que se conservan de esta obra, describir claramente la transmisión textual de ésta y presentar las posibles conclusiones que han de servir para establecer el mejor texto posible para una futura edición crítica .

26. Beatriz Mariscal (El Colegio de México), El Nuevo Mundo descubierto por Cristóbal Colón: una visión de los vencidos en el teatro del Siglo de Oro”

Cuando a fines del siglo XVI Lope de Vega compone su comedia El Nuevo Mundo descubierto por Cristóbal Colón (ca. 1598-1603) ya había pasado un buen siglo desde ese memorable día en que Colón tuvo frente a sí lo que llegaría a constituir un Nuevo Mundo sobre el cual gobernarían los reyes españoles. Ya había habido tiempo para que los españoles comprendieran las dimensiones de su hazaña y para incluir al Almirante genovés dentro del panteón de héroes de la dramaturgia áurea española.  

               En este breve trabajo contrasto, de manera sucinta, los dos grupos de enemigos derrotados por la corona española que pone Lope en escena: los vencidos por la guerra de Reconquista y los vencidos por la Conquista a fin de llegar a una mejor comprensión de la propuesta que hace Lope sobre la conquista de los indios americanos.

27.  Mariana Masera (Universidad Nacional Autónoma de México), Los bailes del deseo: sones perseguidos por la Inquisición novohispana entre España y América”

El cancionero popular novohispano es uno de los repertorios más interesantes a estudiar para entender los antecedentes del folklore actual. De entre los diversos géneros perseguidos durante el siglo XVIII por la Inquisición se distinguen por la cantidad de denuncias, que denotan su gran difusión, los sones y jarabes.

La relación entre la música popular antigua y los sones que hoy se cantan también ha sido motivo de diversos estudiosos de la música. Humberto Aguirre Tinoco (1983, 12-13) comenta que el vocablo Son sirve para designar al baile y al canto desde el siglo XVIII, ya que antes son sólo se utilizaba para designar a la música A pesar de ser un género netamente mestizo el son entierra sus raíces en la Península Ibérica, probablemente de Andalucía, Extremadura, Murcia y Castilla.

Los sones denunciados son obscenos y se combinan según el caso con blasfemia y/o sátira política. Y son estos bailes por excelencia muestra del mestizaje que sucedió en las calles y plazas.

Dado lo anterior, en esta ponencia analizaremos a tres sones perseguidos como ejemplos paradigmáticos de la variabilidad folklórica y de la poética de la literatura popular dieciochesca como antecedente del folklore panhispánico.

28.  Pilar Máynez (Facultad de Estudios Superiores, Acatlán), “Proceso de significación en la obra de Sahagún. Los dioses mexicas”

Se expondrá la progresiva conformación de las definiciones relativas a algunas deidades nahuas, identificadas en los diferentes manuscritos que integran la Historia general de las cosas de Nueva España, desde los que corresponden a la primera etapa 1558-1560 hasta la versión más acabada, conocida como Códice florentino de 1577.

29.  Rubén D. Medina (Facultad de Estudios Superiores, Acatlán), “Francisco Acevedo, un villanciquero novohispano”

La ponencia tiene la finalidad de presentar los avances en el trabajo de edición de los villancicos escritos en el siglo XVII por Francisco de Acevedo. Da principio con un brevísimo estudio preliminar acerca del villancico virreinal, propiamente, y de los criterios que ha de seguir quien se dé a la tarea de publicarlos. La parte central, sin embargo, intenta explorar algunos procedimientos discursivos del autor en el “Villancico a la Asunción de María”, con el propósito de esbozar los rasgos estilísticos y del subgénero literario en cuestión.

30.  Alma Mejía (Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa), Las voces narrativas y los procesos de la enunciación en los relatos de María de Zayas”

Una preocupación constante en los relatos de María de Zayas es la creación de una ilusión de realidad, que acerque al lector a lo contado pero que al mismo tiempo lo admire, lo asombre, lo maraville. Muchos de los recursos que se usan para lograr esto están en estrecha relación con los procesos de enunciación y la constante rotación de las voces narrativas que, o bien se identifican con las historias que cuentan, o bien establecen distancia entre su discurso y su realidad.

31. María Águeda Méndez Herrera (El Colegio de México), Una obra desconocida de Antonio Núñez de Miranda, confesor de sor Juana”

El presente artículo prueba que la obra Día bueno y entero, con todas su obras, Reglas y Obligaciones de un congregante de la Puríssima... (1667), siempre atribuida al jesuita Antonio Núñez de Miranda, efectivamente se debe a su pluma. El padre Núñez fue Padre Prefecto de la Congregación de la Purísima Concepción durante treinta y dos años y escribió esta obra ascético-normativa para regir la vida, actividades y hasta pensamientos de sus congregantes. Se incluyen datos sobre la Congregación, su funcionamiento y las actividades del padre prefecto a diferencia del prefecto anual.

32.  María Teresa Miaja de la Peña (Universidad Nacional Autónoma de México), Las Memorias de fray Servando Teresa de Mier. Ideario político y religioso”

Fray Servando Teresa de Mier, dominico conocido en la historia de México por sus innovadoras ideas políticas y religiosas, comienza a destacar en el ámbito novohispano a raíz de su muy controvertido sermón, en 1794, sobre la presencia prehispánica en México de la Virgen de Guadalupe y de santo Tomás, apóstol, en la figura de Quetzalcoatl. Sermón con el que deslegitimizó  la visión providencialista de la Colonia y de su misión evangélica, además de abrir la puerta a la ideología criollista del movimiento de independencia.

Ambas posturas, características de su personalidad, fuertemente vehementes y disidentes, la religiosa y la política, fueron  plasmadas en sus escritos, en especial en sus Memorias, y constituyen el basamento sobre el que se irá construyendo el pensamiento  y la ideología que habría de fundamentar la nación mexicana, discurso que, además de innovador, resulta fundacional.

      La lectura y revisión de las Memorias de Servando Teresa de Mier, a la luz de estos aspectos, constituye por ello una ayudamemoria de todo aquello que se erige en pensamiento rector indispensable para entender nuestro pasado, presente y futuro como herencia  ideológica y libertaria de nuestra nación.

33.  María Cristina Montoya Rivero (Facultad de Estudios Superiores, Acatlán), “El convento franciscano de Tepepulco”

Hacia fines de 1558  o principios de 1559 fray Bernardino de Sahagún se estableció en el convento de Tepepulco ―hoy Tepeapulco, en el Estado de Hidalgo. Por entonces ya existía una construcción habitable y era un sitio adecuado para que el fraile atendiera el encargo de indagar sobre las costumbres, creencias y prácticas de los naturales. Su estancia en Tepepulco se extendió hasta 1561 y los informes recabados fueron  fundamentales para la redacción de los Primeros memoriales.

               El objetivo de esta ponencia es presentar la historia de la construcción del conjunto conventual de Tepepulco y destacar sus valores artísticos, ya que se trata de una obra representativa de la arquitectura monástica novohispana del siglo XVI.

Este convento franciscano presenta elementos comunes a otras obras de la época, pero al mismo tiempo se destacan ciertas soluciones interesantes en su edificación; así, por ejemplo sabemos que fue levantado sobre una plataforma indígena.  El templo ostenta una bella portada de estilo plateresco ornamentada con motivos vegetales. A un costado está la cruz atrial, cuyos brazos están labrados con los símbolos de la Pasión, caracterizados por su factura indígena. La portería, que daba acceso al monasterio, está construida a base de arcos que ven hacia el jardín que se localiza al frente del conjunto. Así mismo, a pesar de las modificaciones que ha sufrido la construcción, aún es posible distinguir su planta original y reconocer las distintas dependencias en donde se desarrollaba la vida cotidiana de los frailes. Por lo que toca a su interior, en los corredores de los claustros alto y bajo se conservan interesantes restos de la pintura al fresco con la que se decoraron sus muros.

El análisis histórico y artístico de esta construcción, en donde fray Bernardino trabajó con dedicación, nos permitirá conocerla y valorarla dentro de su contexto, así como ubicarla en el panorama de las obras de su estilo.

34.  Josefina María Moreno de la Mora (Universidad de Guadalajara), “Piedad para el mentiroso, condena para el relapso. Notas para un análisis comparativo de La verdad sospechosa y Quien mal anda en mal acaba

Un hombre ve a una mujer por primera vez en un lugar público y de inmediato queda prendado de ella. Decide que hará cualquier cosa con el fin de obtener su amor. Con ayuda de un colaborador se acerca al objeto de su deseo, y cambia su identidad con el fin de aumentar las posibilidades de ser aceptado.

               Con el fin de sostener el engaño, se va tejiendo una serie de distorsiones de la realidad que llevan a un enredo difícil de solucionar. En el momento climático de esta situación ocurre una solución rápida e inesperada que conlleva el fin del engaño, el castigo del engañador y la separación definitiva de su objeto del deseo.

               Este es a grandes rasgos el argumento de La verdad sospechosa, una de las obras más representativas de Juan Ruiz de Alarcón, que ha servido como objeto de estudio a varios académicos de diversas disciplinas y es llevada a la escena aún en nuestros días con cierta periodicidad tanto por compañías de teatro profesional como de aficionados en todo el mundo de habla hispana; a grandes rasgos, este es el argumento de Quien mal anda en mal acaba, obra que en el primer recuento del teatro alarconiano es considerada como atribuida, y que había sido prácticamente olvidada por el mundo académico, así como por el escénico, hasta que recientemente algunos estudiosos la han retomado, y se realizó una puesta en escena en la ciudad de México en agosto de 2004.

               Sin embargo, ¿existen otros puntos de contacto entre la historia de un hidalgo mentiroso y la de un morisco que hace un pacto demoníaco?

35.  Esther Murillo Caballero (The College of Saint Rose), La primera comedia de Salazar y Torres en la preceptiva de la época”

La obra completa de Salazar, Cythara de Apolo, publicada póstumamente en 1681, fue dedicada a la Reina Madre, doña Mariana de Austria, de quien fue dramaturgo favorito. Ya que sus comedias fueron representadas en palacio “a pocos días” de haber llegado él a la corte, sus primeras obras, como la Comedia de Elegir al enemigo, deben ser consideradas en todo productos de Nueva España.

            La primera comedia de Agustín de Salazar y Torres  (1664) ha merecido muy poca atención crítica:  Thomas Austin O’Connor en su tesis doctoral (1971) y José Ares Montes, consideran la obra “comedia de capa y espada” y “comedia de enredo” (1961), respectivamente.  En mi estudio reconsideraré estas clasificaciones basándome en la teoría dramática coetánea, específicamente en el Teatro de los theatros de los passados y presentes siglos, de Antonio Bances Candamo (entre 1689 y 1694), quien presenta definiciones y clasificación propias de la preceptiva del teatro español de la época, y es precisamente dentro de ella donde se debe ubicar la obra de Salazar y Torres.

36. Gabriela Nava (Universidad Nacional Autónoma de México), Mojicones, palos y pedradas: la violencia carnavalesca en el Quijote

Las distintas manifestaciones de la violencia son el reflejo de ciertos códigos, pautas y necesidades sociales. Tal como lo señala Norbert Elias, su sentido no es arbitrario ni universal, sino que depende de cada cultura y época. Las transformaciones del concepto de violencia son importantes para comprender su sentido y función en un contexto específico. A partir de esta idea es que vale la pena analizar ―con las reservas de que la literatura no es un mero reflejo de la realidad― la violencia carnavalesca en el Quijote.

En el Quijote, la violencia carnavalesca cobra distintas formas como las palizas, los vapuleamientos, los mojicones y las tundas colectivas. Las imágenes de violencia carnavalesca se construyen y reconstruyen en el texto cervantino a partir de tres elementos principales: el contexto sociohistórico, los modelos literarios (los libros de caballerías y el teatro breve) y la concepción festiva. La combinación entre expresiones propias de los libros de caballerías y expresiones del mundo entremesil da lugar a combates paródicos.

En el Carnaval, la violencia es una fuerza igualadora que alcanza a los representantes tanto del mundo oficial como del no oficial y que permite la nivelación y la purificación simbólica de la comunidad. Pero en el Quijote la violencia es también una fuerza que se presenta como un medio para degradar y ridiculizar a la figura de don Quijote y Sancho Panza en su función de reyes bufos.

37.  Rocío Olivares Zorrilla (Universidad del Claustro de Sor Juana y Universidad Nacional Autónoma de México), Spiritus phantasticus: epifanía y artificio en el Primero sueño

A partir de la conocida mención que hace Aristóteles en De anima de la etimología de la palabra  fantasia  (faws ―luz), se generó un conjunto de ideas que trascendió de la Antigüedad al Barroco. Sinesio de Cirene, en su concepción del spiritus phantasticus ―entendiendo a éste como espíritu animal, es decir, como función de los sentidos internos según la medicina antigua―, le atribuyó una luminosidad propia gracias a la cual podemos ver durante el sueño. Estas ideas de Sinesio, del siglo V y leídas por los neoplatónicos renacentistas, se enmarcan en la antigua creencia de que la visión se efectuaba por la emisión de rayos luminosos a través de los  ojos, derivados de los espíritus animales, de naturaleza ígnea. Giordano Bruno, continúa Klein, concebía el spiritus phantasticus de Sinesio como “luz que es al mismo tiempo ojo”. Ojo que ilumina y ve al mismo tiempo, eso es la imaginación o fantasía. Pico de la Mirandola, en su Heptaplus, define el spiritus phantasticus de Sinesio de Cirene como una sustancia luminosa. Así es como vemos a la fantasía en el Primero sueño: las “...mentales, sin luz, siempre vistosas/ colores...”, de los versos 283-284, y las figuras “de la sombra no menos ayudadas/ que de la luz...”, de los versos 876-877. La función del spiritus phantasticus es enlazar el cuerpo y el alma, tal como el ojo es capaz de combinar dos perspectivas opuestas, la general y la particular, que Leonardo definió como dos pirámides contrapuestas. En su soneto 208, “A una pintura de Nuestra Señora..., (O.C., t. I, p. 311) sor Juana combina metáforas en torno a la luz de una pintura, de su modelo y de su pintor que, por grande, es convertido en lucero. El gasto de luz que éste hizo alude al spiritus phantasticus. La figura del mundo en el Primero sueño se identifica con la vieja forma aristotélica, a pesar de todas sus transformaciones. El alma de sor Juana sueña consigo misma pintándose en el espejo de Faro. Ojo, luz y formas fantasmales: estos elementos son el instrumental por el que la emblemática asoma en los versos de El sueño. Imágenes no vistas, sino recordadas, interiorizadas y mimetizadas en el decurso del poema.

38.  Lina Zythella Ortega Ojeda (Facultad de Estudios Superiores, Acatlán), “Educación y cohesión en la sociedad mexica”

A partir de la obra de fray Bernardino de Sahagún Historia general de las cosas de la Nueva España se esclarecerán los elementos de correspondencia entre la institución educativa y el contexto sociocultural que aseguran la cohesión en la sociedad mexica.

39.  Elami Ortiz Hernán Pupareli (Universidad Nacional Autónoma de México), “Espacios femeninos de lectura en el siglo XVI. Bibliotecas e inventarios de mujeres en España”

El libro era, para los censores y algunos lectores, un objeto que ayudaba desde su autoridad intemporal a reproducir comportamientos, era un referente modélico.

El propósito de esta ponencia es analizar qué y cómo leían las mujeres usando como ejemplo algunos inventarios femeninos de la España del siglo XVI. Propongo una esquematización de libros partiendo de las lecturas de mujeres, las bibliotecas femeninas, los libros para donar, los manuscritos e impresos en algunas bibliotecas femeninas, la censura, los libros aptos para mujeres y  las lecturas caballerescas. Además reproduzco el inventario de la única autora de un libro de caballerías, Beatriz Bernal, y de su hija Juana de Gatos, mujeres cultas y letradas de la Valladolid del siglo XVI.

40.  Edith Padilla Zimbrón (Universidad Nacional Autónoma de México), “El tocotín como fuente de datos históricos”

El tocotín era una danza prehispánica muy popular que se practicaba con motivo del inicio de la primavera. Esta manifestación artística cobró tintes particulares cuando fue utilizada en algunos  espectáculos teatrales en Nueva España sobre todo en el siglo XVII.

               Sor Juana Inés de la Cruz, Francisco Bramón y Matías de Bocanegra fueron algunos poetas que introdujeron en sus textos dramáticos un tocotín, ya sea a manera de loa o manera de despedida.

               Un tocotín poco conocido es el que se encuentra al final de la obra dramática Vida de San Ignacio. Comedia primera, escrita probablemente en la primera mitad del siglo XVII seguramente por un jesuita.

La finalidad de esta presentación es analizar  la estructura y contenido de  este texto porque ofrece información muy valiosa de la vida cotidiana de la Ciudad de México, además de que el autor manifiesta de manera abierta su postura ideológica sobre algunos aspectos sociales que se vivían en aquella época.

               Para mí resulta imprescindible hacer una comparación entre nuestro tocotín y el de Francisco Bramón o Matías de Bocanegra para resaltar su especificidad tanto en la forma como en el contenido

41.  Miriam Peña Pimentel (Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa), Estructura escénica de Andrómeda y Perseo de Calderón de la Barca. Diferencias de representación en dos espacios teatrales: Palacio y Corral”

Del auto sacramental Andrómeda y Perseo conservamos dos versiones: una, la versión original, que fue representada en el Palacio de Madrid durante la fiesta del Corpus Christi en 1680, y otra, una versión posterior (de 1774), que fue adaptada para su representación en el corral. El tema de este trabajo se centra en las variaciones de construcción escénica que ambas representaciones sufren en el montaje de cada una de las versiones, desde la perspectiva del espacio dramático ligado a los requerimientos técnicos y teatrales de ambas versiones para su puesta en escena en los dos espacios teatrales. Las diferencias entre la adaptación tardía y la más temprana, no sólo están presentes en la variación del texto y el cambio de personajes, también cambian los requerimientos técnicos necesarios para la puesta en escena. Aunque para en siglo XVIII, el espacio teatral ya está más que definido, todavía no cuenta con la suntuosidad de recursos espectaculares que los espacios teatrales palatinos, al igual que el uso de tramoyas es menor que en palacio, por lo cual la construcción de los espacios dramáticos de Andrómeda y Perseo sufre variaciones en la construcción escénica de los diferentes espacios dramáticos que requieren en el montaje.

42.  Claudia Piña (Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa), Moralidad y carnaval en la Sátira a las cosas del Pirú de Mateo Rosas de Oquendo”

La Sátira a las cosas del Pirú fue escrita por el español Mateo Rosas de Oquendo en el año 1598. Como ha sido indicado por investigadores como Pedro Lasarte y Amelia Royo la pertenencia del poema al género sátira otorga a la voz narrativa, que se identifica con el autor, la autoridad de denunciar el mal moral; sin embargo, una característica de la Sátira a las cosas del Pirú es la ambigüedad del narrador, quien, como veremos, a lo largo del poema oscila entre diversos puntos de vista.

Ahora bien, como el mismo Lasarte opina, el sentido del poema se encuentra en la ambigüedad dada por el contexto carnavalesco, pues mediante él se debilita la autoridad moral del narrador a través de la disolución de su identidad. Así, lo que se pretende mostrar en la presente investigación, es que la relativización del carácter moralizante de la Sátira a las cosas del Pirú es consecuencia de la sucesión de los diversos puntos de vista de personajes populares que conviven con el narrador satírico y sucesivamente asumen su voz, neutralizando de esta manera su autoridad.

43.  Celedonio Reyes Anzaldo (Universidad Nacional Autónoma de México), “El espacio dramático como elemento estructural en El rufián dichoso

El rufián dichoso es la única comedia de santos escrita por Cervantes; aunque nunca fue representada en los tiempos del alcalaíno (como también sucedió con las restantes comedias y entremeses con las que fue publicada en 1615), ésta contiene los elementos que la suponen para el tablado de los corrales. Y el hecho de que la crítica no haya determinado la fecha exacta de composición y que su aparición sea muy posterior al Quijote de 1605, permite hacer observaciones pertinentes sobre esta comedia cervantina a luz de los planteamientos y comentarios estéticos y poéticos sobre la cuestión teatral que aparecen enunciados por el cura amigo de don Quijote y el canónigo de Toledo, en el capítulo XLVIII de la primera parte de las aventuras del caballero manchego. Estas consideraciones sobre el arte dramático dichas por los eclesiásticos se enmarcan en tres ámbitos de orden tradicional en el Siglo de Oro, los cuales abarcan la función del receptor, el principio lógico de verosimilitud y los principios de decoro y de unidad de espacio y tiempo. Estos principios participan en su estructuración, sobre todo, aquel de la unidad de espacio, el cual tiene que ver de manera directa con la construcción del espacio dramático en esta obra.

En fin, del estudio de El rufián dichoso se observó que Cervantes mantuvo siempre la línea de verosimilitud que se manifiesta en el capítulo XLVIII de la primera parte del Quijote, así como también el concepto de decoro que aplicó a su protagonista. Además, puedo asegurar que él esperaba que el público y su imaginación hubieran sido los complementos adecuados para su comedia a pesar de que nunca tuvo la oportunidad de verla en el tablado de los corrales. Por lo que respecta a la unidad de espacio, no niego que nuestro autor tendió adaptarse a las fórmulas de la nueva comedia al efectuar cambios radicales de espacio en esta obra (cambios que determinan los dos espacios que la estructuran); pero considero que éstos fueron hechos por efectos estéticos de composición exigidos por aquélla.

44.  Robin Ann Rice (Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla), La industria vence desdenes: Mariana de Carvajal y los hombres creados a su imagen”

Por los pocos datos biográficos que tenemos de la vida de Mariana de Carvajal, especulamos que  tuvo una vida doméstica difícil, por lo menos, en cuanto a lo económico. Cuando se quedó viuda en 1656, informó a Felipe IV: “el dicho su marido, habiendo servido veintitrés años a Vuestra Majestad, sin dejar hacienda alguna y dejando tres hijos varones y seis hijas, la suplicante se halla con mucha necesidad y sin tener con que poder acudir al sustento y crianza de ellos”.1 Publica su primer y único texto existente, Navidades de Madrid, una colección de ocho novelas cortas, en 1663 cuando tenía más de 50 años, instigada, quizás, por motivos económicos. En varias instancias en su narración, habla de la desgracia familiar provocada por los maridos, aficionados al juego, costumbre bastante difundida en aquel siglo. Es posible que su situación desesperada en 1656 fuera ocasionada por la ludopatía de su esposo. De todas maneras, sin saber los detalles de su vida como mujer, sabemos que el XVII era un siglo marcado por la misoginia, tanto en el trato físico y moral de la mujer, como en los tratos matrimoniales de la mujer. Aunque no tan inmersa en la retórica tradicional de la querelle des femmes como su coetánea María de Zayas, Mariana de Carvajal participa en ciertos aspectos en la querelle.

               En su novela La industria vence desdenes, la autora representa a dos hombres creados en la imagen de la mujer. Son hombres recatados y comprensivos. No dan importancia ―cosa completamente inverosímil― a la dote, se enamoran a oídas, saben pintar, bailar, y tocar instrumentos musicales. En mi estudio, voy a examinar el contraste entre las actitudes y normas masculinas de la época y los hombres feminizados, humanizados e idealizados que Mariana de Carvajal expone en su texto.

1 Memorial de Doña Mariana de Carvajal en que pide a Su Majestad varias mercedes para sus hijos, Archivo Histórico Nacional, Consultas de la clase de Gracia de la Secretaría de la Cámara de Gracia y Justicia, Legajo 72, citado por Catherine Soriano, edición, prólogo y notas, Navidades de Madrid, Comunidad de Madrid, 1993, p. xi.

45.  Octavio Rivera (Universidad de las Américas, Puebla), “La representación teatral del Coloquio III de González de Eslava, México 1574”

El Coloquio III de Fernán González de Eslava se representó en el interior de la Catedral de la Ciudad de México el 8 de diciembre de 1574, con motivo de la imposición del palio al Arzobispo Pedro Moya de Contreras. Basado en los escasos datos que se poseen sobre el aparato y condiciones de representación del mismo, y lo que el texto dramático sugiere, el propósito de mi trabajo será el de proponer algunas de las condiciones de la representación teatral de esta obra: el espacio escénico, el vestuario, la utilería, el movimiento escénico y sus implicaciones en el significado de la pieza. Revisar, pues, a través del ejemplo de la obra, un aspecto de la estética teatral novohispana del último cuarto del siglo XVI.

46.  Ariadna Guadalupe Roa Garduño (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla), “Tezcatlipoca-san Miguel Arcángel: un caso de sincretismo novohispano”

Este trabajo pretende reconocer en los discursos iconográficos y lingüísticos la transferencia de un dios prehispánico en una imagen católica. La transtextualización de los discursos apologéticos e iconográficos que acontecieron como medio de supresión y una estrategia de la conquista ideológica en México, creó las bases del  fenómeno conocido como sincretismo.

El sincretismo que ahora nos ocupa contiene particularidades debido al gran acervo cultural de los pueblos en fusión: los españoles y los nahuas.

            Para este fin se tomaron en cuenta dos deidades o símbolos emparentados no por un fenómeno casual sino por la fuerza de su significado para las culturas en las que eran honrados. El primero, perteneciente  a la religión católica es  el arcángel san Miguel, el cual  se ha representado a través  de muchos esquemas  históricos y religiosos. Y el segundo, no menos importante, es Tezcatlipoca, dios que corresponde a la cosmogonía de algunas culturas de Mesoamérica, evidentemente con rasgos tan distintos como el pueblo que lo adoró.

          Por las funciones inmanentes a un dios, san Miguel Arcángel y Tezcatlipoca tienen atributos que los diferencian de otros seres celestes. Es por ello que debe hacerse un recuento de sus características propias  representadas plásticamente, así como los emitidos en los textos escritos que ratifican la existencia de los iconos. Los discursos lingüísticos incorporan algunos rasgos distintivos que la iconografía olvidó o simplemente no pudo representar.

   Por ahora sólo se hace un análisis deductivo de los personajes, para poder enfrentarlos a una fusión sincrética llamada san Miguel Arcángel-Tezcatlipoca.

47.  Gladys Robalino (Vanderbilt University), “Viviendo con el enemigo: consideraciones políticas en El semejante a sí mismo de Juan Ruiz de Alarcón”

Juan Ruiz de Alarcón es uno de los autores más reconocidos en la literatura áurea, su trabajo ha sido leído como parte de la literatura peninsular, aunque algunas singularidades en él se han querido atribuir a su origen americano. Esto ha llevado a que mucha de la crítica se haya enfocado en la “mexicanidad” del autor y no en problemáticas transatlánticas que podrían estar permeándose en su obra. Una, la menos leída, El semejante a sí mismo, ha sido criticada por lo que se ha calificado como falta de unidad entre sus partes. Objeto de esta crítica ha sido particularmente el relato que incluye sobre el “desagüe mexicano” del cual Amezcua, por ejemplo, dice: el autor “sin causa aparente, suelta 62 versos de un paisaje que nada tiene que ver con los hechos referidos”.  Hasta ahora se ha leído el fragmento en cuestión, tanto desde la perspectiva estructural, como desde un punto de vista temático como un elemento marginal. En este trabajo, propongo una lectura inversa que considere a este fragmento como elemento fundamental de la obra, a través del cual se establecen vínculos entre dos espacios específicos, el descrito en este fragmento, América, y aquel en que se desarrolla la trama, España. El establecer consistencias entre este fragmento y la trama general de la obra nos puede revelar una perspectiva sobre la  representación tanto de la relación del español con las tierras americanas, como de la relación del español con los españoles nacidos en el Nuevo Mundo (el indiano o criollo). Más allá del formato estético-literario en que se inscribe la obra, un análisis este fragmento nos puede ofrecer un vistazo sobre las problemáticas relaciones políticas que surgen entre imperio y colonia a partir de ese acto de atravesar el océano iniciado por el descubrimiento y colonización de las tierras americanas.

48.  María José Rodilla (Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa), “Caballeros que miden la tierra. Geografía y viaje en El Quijote

Desde la cueva de Montesinos hasta las peñas abruptas de Sierra Morena, el viaje es una puerta abierta a la aventura y a la maravilla. En las encrucijadas, en los campos abiertos y en los bosques aislados, en los espacios aéreos y acuáticos, el hombre conoce el mundo y se conoce a sí mismo. Alonso Quijano siente la llamada para abandonar su realidad aldeana y vivir la suprarrealidad que le proporciona el viaje y elige ser el mejor tipo de viajero, el caballero andante, “el héroe vencedor del espacio”.

En mi trabajo estudiaré los tópicos espaciales de los libros caballerescos y el tratamiento que de ellos hace Cervantes, dividiéndolo en 5 apartados: 

1- El viaje acuático y la simbología del agua en los libros caballerescos: el río Ebro, el lago como puerta de entrada al alter orbis y el mar Mediterráneo, espacio evocado a través de las vivencias personales de Cervantes.

2- El viaje aéreo en la aventura de Clavileño.

3- El viaje terrestre: el camino vs. la casa, la floresta, las encrucijadas, la venta como punto neurálgico, la aspereza de Sierra Morena para la penitencia, la bajada a la cueva, símbolo de la muerte del sueño caballeresco y, por último, las ciudades.

4- El viaje literario: el mapa picaresco español, el espacio pastoril de la Arcadia.

5- El viaje anhelado de América que nunca logró conocer, pero a donde sí llegaron sus personajes y su obra, que viajó en el equipaje de Mateo Alemán desde Sevilla a la Nueva España.

49. Dalmacio Rodríguez Hernández (Universidad Nacional Autónoma de México), “Literatura virreinal del siglo XVIII: situación editorial y canon”

Desde el siglo XIX hasta el presente, la formación del canon de la literatura virreinal ha sido resultado de un proceso accidentado. Si bien es cierto que hoy en día se ha pasado de un campo de estudio muy reducido ―donde apenas figuraban sor Juana, Ruiz de Alarcón, el Inca Garcilaso, Ercilla y otros pocos más― a otro más amplio ―donde tienen cabida la literatura popular, la femenina, la religiosa―, sigue siendo ambigua la lista de autores y obras que conforman el canon de este período histórico. En esta ponencia pretendo reflexionar sobre este problema, aunque limitándome sólo a la literatura del siglo XVIII, por ser ésta la que menos se ha explorado y la que mayor dificultad ha enfrentado en su incorporación al canon. Para ello, analizaré dos clases de textos que son indicadores por excelencia de canon: por un lado, las historias de la literatura hispanoamericana y, por otro, las ediciones de obras literarias de autores del siglo XVIII. El objetivo es evidenciar que existe incongruencia en la formación del canon dieciochesco, pues se advierte una incompatibilidad entre la importancia que se otorga a ciertos autores en las historias de la literatura y el desinterés que se refleja en el ámbito editorial.

50.  Juan Luis Rodríguez Parga (Facultad de Estudios Superiores, Acatlán), La arquitectura en el Códice florentino

El Códice florentino menciona algunos aspectos de los espacios construidos por los antiguos mexicanos, tales como los tipos de edificios, su destino religioso, militar, público o privado, los materiales de construcción y los procedimientos constructivos que se emplearon. También hay referencias de la construcción de espacios abiertos como plazas y explanadas. La intención de la ponencia es reflexionar acerca de la importancia que tiene esta obra, en el aspecto específico de la información acerca del uso cotidiano que  se les daba a estos edificios.

51. Luis Alfonso Romero Gámez (Universidad Nacional Autónoma de México), “La búsqueda de la armonía cósmica en la señora Tansi de La española inglesa de Miguel de Cervantes”

El objetivo de esta ponencia es valorar a la señora Tansi a la luz de las teorías neoplatónicas acerca del amor con la finalidad de demostrar que es un personaje que busca una armonía cósmica encarnada en su hijo, el conde Arnesto.

Para lograr lo anterior, se ubica a esta mujer en el contexto de Las novelas ejemplares, se señala qué plantean las teorías neoplatónicas con respecto al amor, se revisan  las relaciones entre Tansi y el resto de los participantes de La española inglesa y se define que para el neoplatonismo la armonía cósmica es la búsqueda de la hermosura y el deseo de gozarla, de lo que se evidencia la manera en cómo la establece la señora Tansi con su hijo, el conde Arnesto.

De todo lo expuesto se concluye que, según las teorías neoplatónicas, la señora Tansi es un personaje que no está en armonía cósmica y que, sin embargo, la busca, pero de una forma incorrecta.

52.  Felipe Ruan (University of Alberta), Gusto, caudal y labor simbólica en Baltasar Gracián”

El objetivo del presente estudio es analizar el concepto del gusto en las obras de Baltasar Gracián. Se propone que el gusto en Gracián representa un capital simbólico (caudal) que cumple una función importante en la competencia por la distinción social y en la configuración de la identidad individual y colectiva. El mundo social que describe Gracián se caracteriza por un interés en aumentar o conservar el status o posición del individuo dentro de la sociedad mediante la adquisición y acumulación de beneficios sociales que son valorados por los demás. El gusto es uno de esos beneficios sociales en torno al cual Gracián concibe todo un sistema simbólico de clasificación que sirve para marcar y definir la distinción social y la identidad. 

El discurso del gusto representa un elemento importante en el programa de formación social del individuo (hacerse persona) que tiene como objetivo principal la preparación del hombre para la vida en el mundo civil. El gusto se adquiere mediante la participación en la “cultura de gusto” (El Héroe V), cultura generada por individuos que Gracián denomina “hombres apreciadores” y entre los cuales se encuentra su mecenas Vicencio Juan de Lastanosa, noble cuyo palacio, según Gracián, es el non plus ultra del gusto. El discurso del gusto representa la labor simbólica necesaria mediante la cual Gracián configura la identidad colectiva de los “hombres apreciadores” y el valor simbólico del gusto en términos de capital de prestigio apreciado y deseado por otros.

En el discurso del gusto que propone Gracián hallamos una base adicional sobre la cual se fundamenta la distinción social y la identidad y como tal este discurso opera en paralelo al principio de nobleza hereditaria y lo refuerza.

53.  Daniel Santillana (Universidad del Claustro de Sor Juana), “Exégesis neoplatónica de la loa y el auto sacramental El divino Narciso de sor Juana. Amor e historia”

La loa y el auto sacramental El divino Narciso de sor Juana están conformados por un complejo sistema de signos en estrecha relación, que manifiesta su coherencia significativa, tanto al interior del discurso del cristianismo católico romano ortodoxo, como al interior de la tradición neoplatónica.

         Sor Juana, en la loa y el auto sacramental El divino Narciso, ha desarrollado nociones propias del hermetismo neoplatónico renacentista o filosofía natural. Esto sin menoscabo del uso que dio, en las mismas dos obras, a otras tendencias neoplatónicas, en particular la agustina. Es prudente recordar que el neoplatonismo no ha constituido una corriente de pensamiento única, sino más bien una serie de filosofías que, con claras diferencias pero sin enfrentamientos tajantes, han reivindicado un origen semejante. La raíz común de los diversos sistemas neoplatónicos se encontraría, implícita o explícitamente, de manera fundamental aunque no exclusiva, tanto en los tratados de Platón, como en las tradiciones orales y enseñanzas secretas atribuidas al mismo filósofo. En este sentido, es más adecuado entender al neoplatonismo, y sobre todo, al neoplatonismo renacentista, como un horizonte de pensamientos diversos. Los sistemas filosóficos de Nicolás de Cusa (1401-1475), Basilio Bessarion (1403-1472), Pico de la Mirandola (1463-1494) etc., no obstante emanar de la misma fuente, constituyen conceptualizaciones inconfundibles.

            La fusión de conceptos elaborada por Marsilio Ficino (1433-1499) es, a mi parecer, la más conspicua en la loa y el auto sacramental El divino Narciso. En tal sentido, me interesa desarrollar la exégesis sobre el neoplatonismo de sor Juana, a través del estudio de la noción de Amor y la idea de historia en la loa y el auto sacramental, así como encontrar los vasos comunicantes que los conectan con el De amore. Comentario a "El Banquete" de Platón de Ficino.

            Para lograr los objetivos de este trabajo, propongo el siguiente esquema preliminar:

I. Delimitación del universo neoplatónico de Sor Juana: a) Neoplatonismo y Hermetismo
II. Exégesis de la Loa para el auto sacramental El Divino Narciso: a) Alegoría y personajes
III. Exégesis del auto sacramental El Divino Narciso: a) Amor e historia, b) el ascenso: hacia la fuente original, y c) la Eucaristía: culminación de la historia

54.  Michael Schuessler (Barnard College, Columbia University), Quarta Orbis Pars: Cervantes, El celoso extremeño y la novedad de América”

Aunque eclipsado en gran parte por el impacto enorme ―si no devastador― que tuvo sobre sus recién descubiertos territorios americanos, las imágenes e ideas asociadas con el emergente concepto de América llegaron a la Península Ibérica y gradualmente fueron asimiladas por escritores y artistas europeos de la época. Un aspecto revelador de este fenómeno transcultural se puede observar en la manera en que tales ideas e imágenes de “Las Indias” o el “Nuevo Mundo” fueron incorporadas en los géneros literarios del Siglo de Oro español. Como pienso demostrar en esta breve presentación, no resulta casual el hecho de que el descubrimiento y consiguiente colonización de una nueva, hasta entonces desconocida, quarta pars orbis, haya ocurrido durante los dos siglos de mayor producción literaria y artística española. Si bien los períodos de expansión política y económica muchas veces se reflejan en un crecimiento análogo en las artes y letras ―el caso del imperio romano y mexica son ejemplos pertinentes― este desarrollo político no necesariamente fomenta la creación de formas representativas originales. Tales formas ―cuando éstas sí ocurren― aparecen inicialmente como un intento por descubrir nuevos modos de recrear una realidad distinta ―o nueva, en el caso de España― mientras al mismo tiempo rehúye la adopción de estilos “clásicos” o “imperiales” que tan sólo procuran emular aquellos de un ideal cultural-político anterior. En este contexto, las imágenes e ideas procedentes de América y sus colonias juegan un papel menor en algunas novelas ejemplares de Miguel de Cervantes, mientras proporcionan la base temática y estructural para una en particular: El celoso extremeño. Es más, se puede argumentar que esta novela incorpora muchas de las referencias cervantinas americanas en otras obras para así crear una estructura en la cual la representación del “Nuevo Mundo” ya no se limita a la de un leitmotif decorativo, sino que, al contrario, proporciona la estructura narrativa que resulta esencial para el desarrollo de la trama.

55.  Natalia Silva Prada (Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa), “Placer y dolor en la escritura de reclamo político: Cartas, pasquines y otras especies novohispanas del siglo XVII

En esta ponencia nos proponemos explorar desde la disciplina histórica, las diversas formas que podía asumir el reclamo político, en donde estética e imaginación se convertían en estrategias de comunicación.

En el periodo tratado, el reclamo político no era siempre una práctica seria y estéril. Podía usar variadas, complejas e imaginativas formas en el diálogo con/o entre las autoridades civiles y religiosas y en los procesos de impugnación a las mismas o entre ellas. De la misma manera, estaba inundado de juegos del lenguaje, algunos de ellos verdaderos y elaborados tropos literarios y otros, simples pero ingeniosas invectivas que nos permiten rastrear la pasión como un elemento relevante en la configuración del mapa político-cultural de la época. Este elemento era sólo la punta visible de valores de trascendental importancia como la defensa del bien común.

Las fuentes específicas que nos servirán de apoyo forman parte de la escritura censurada o amordazada tales como los pasquines o libelos, las súplicas o peticiones anónimas, los sermones y otros textos ―en verso y en prosa― originados o confiscados en contextos inquisitoriales.

56. Arminda   Soria   Soria y  J. Antonio González G. (Escuela Nacional de Antropología e Historia), La ínsula maravillosa de los hijos de Elías: Una aproximación al discurso medieval de las crónicas del fraile carmelita Antonio de la Asunción sobre el territorio de California del siglo XVII

En la Nueva España de principios del siglo XVII, lo fantástico y lo maravilloso estuvieron siempre a la orden del día; muestra de esto fue la serie de fantásticas crónicas y relaciones sobre milagros, apariciones sobrenaturales y prodigios extraños que los españoles, indios y mestizos creían que eran parte de la cotidianidad.

De esta serie, analizaremos dos de estas relaciones, escritas en 1620 y 1629, respectivamente, por el fraile carmelita Antonio de la Asunción sobre el viaje y descubrimientos que realizó en la expedición de Sebastián Vizcaíno en la costa oeste de la Alta y la Baja California, entre los años de 1602 y 1603.

Dichas relaciones ofrecen elementos para estudiar la presencia de numerosos elementos y estructuras de origen medieval en la interpretación de la Realidad y del orden social y natural, tanto en la sociedad de la Nueva España de los siglos XVI y XVII, como en la Orden del Carmelo Descalzo.

Las relaciones de fray Antonio de la Asunción fueron conocidas entre los letrados españoles y novohispanos de la época, difundidas en el Consejo Real de Indias e incorporadas en la obra de fray Juan de Torquemada (la Monarquía Indiana) así como en la crónica manuscrita de la Orden del Carmelo Descalzo sobre la historia y acciones de los miembros de la provincia de San Alberto de México.

Las relaciones objeto de nuestro estudio, no muestran extraviadas fantasías o desvaríos irresponsables de un fraile ignorante, sino múltiples elementos bien organizados dentro de una lógica conceptual de carácter institucional de un religioso letrado y disciplinado a las expectativas y objetivos de su orden y de su sociedad, asociados y explicables a la luz de las tradiciones medievales escritas (libros de caballerías, crónicas de viajes, bestiarios, vidas de santos, martirologios, etc.) así como del enorme corpus de la tradición popular medieval europea.

Todos estos elementos milagrosos y fantásticos de origen medieval que el cronista y expedicionario carmelita relatará, no sólo serán parte de un sistema de creencias generalizado de la época, sino que formarán parte de una compleja red de herencias, propósitos y acciones que la Orden del Carmelo Descalzo trajo consigo y que intentó desarrollar en sus primeros años de trabajo en territorio novohispano.

La identificación del territorio explorado como una isla, un territorio que en la tradición medieval será de carácter paradisíaco o infernal, pero que por lo general marca un acceso a otro mundo, se expresa en la obra de Antonio de la Asunción, cronista y tripulante de la expedición de 1602-1603, en la mítica isla de California de Las Sergas de Esplandian,  cercana al estrecho de Anían y al fantástico reino de Quivira.

Estos no serán los únicos elementos medievales y fantásticos que fray Antonio de la Asunción ofrecerá en sus escritos. Encontraremos, además, que la isla será una tierra rica y abundante (en plata, oro, perlas, ámbar, alimentos como pesca abundante y variada), que el territorio es a la par desértico y lleno de oasis verdes y frescos, como Tierra Santa, donde los frailes carmelitas que acompañaron a la expedición podrán retirarse a semejaza de sus santos patrones (los profetas Elías y Enoch) a rezar en santa contemplación para así, junto con la milagrosa imagen de la Virgen del Carmen que les acompañara, poder salvaguardar y proteger a la expedición aun en contra de gravísimos peligros como el escorbuto, nieblas traicioneras, peñascos peligrosos y nativos hostiles.

Hablará también de estos últimos, extrañas gentes que escucharán la palabra de salvación por obra de los frailes carmelitas (uno de los cuales, fray Tomás de Aquino que fue insigne entre su orden por poseer el don de la profecía) y de su intérprete, un pequeño indio negro; pero hablará también de la conversión que se realizará entre los  codiciosos y lujuriosos habitantes del puerto de Acapulco, que ante el ejemplo y prédica de los hijos de Elías y por la intervención de la Virgen del Carmen, se convertirán nuevamente en fieles y devotos cristianos.

57.  María Stoopen Galán (Universidad Nacional Autónoma de México), “Arcadia: cronotopo ambivalente en la obra de Miguel de Cervantes”

En las Églogas VII y X, Virgilio funda la Arcadia como el lugar mítico e idealizado cuyas características tendrán vigencia en el género pastoril cultivado en el Renacimiento. En 1585 Miguel de Cervantes publica La Galatea, de la cual anuncia su continuación en varias ocasiones, incluida la dedicatoria de su obra póstuma, el Persiles. La crítica ha señalado la imposibilidad de esa segunda parte ofrecida y jamás escrita, debido a que Cervantes incluye en el apacible mundo pastoril escenas violentas que impiden el cultivo del género bucólico según sus convenciones. (La Galatea, ed. Florencio Sevilla Arroyo y Antonio Rey Hazas, 1996). Por otro lado, el amor de Grisóstomo por la pastora Marcela (Quijote I, 12-14) se resuelve con la muerte ―si no suicidio― del amante. Surge de esta manera la necesidad de buscar una explicación a la irrupción repetida de la muerte en la obra bucólica de Cervantes, además de la que los críticos mencionados ofrecen. La lectura que pretendo hacer del episodio de Grisóstomo y Marcela tomará en cuanta las características de los dioses que rigen el mundo bucólico: Venus, Pan y Diana. Cervantes conoció por las Metamorfosis de Ovidio el mito de Diana ―una de las tres diosas vírgenes del panteón grecorromano― y Acteón, en el que el pastor enamorado de la diosa al verla desnuda, recibe como castigo la transformación en ciervo y la muerte al ser devorado por sus propios perros. Asimismo, el mito del rey de Arcadia, Licaón, recreado en el Persiles, quien prueba al padre de los dioses cometiendo el más nefando de los crímenes, el homicidio y la antropofagia. Los mitos presentes en las Bucólicas y en las Metamorfosis, que le otorgan a Arcadia valores tan radicalmente opuestos, podrían convertirse en una probable explicación de la presencia de escenas violentas en el género pastoril cultivado por Cervantes.

58.  José Luis Suárez García(Colorado State University, Fort Collins), Fiestas y antifiestas en el mundo áureo”

59.  Juan Luis Suárez (The University of Western Ontario), Tecnologías del humanismo: La desnudez del sujeto y la práctica del escepticismo en el siglo XVI

Este trabajo analizará el papel que la emergencia de las teorías escépticas durante el siglo XVI tiene en la constitución de las tecnologías del humanismo que serán fundamentales en la cultura barroca.

              Se analizarán las obras de Gonzalo Fernández de Oviedo (1478-1557) y Pedro de Valencia (1555-1620) en el contexto de las sucesivas adaptaciones que el programa humanista tiene que llevar a cabo para conservar su relevancia a la vista de las “novedades” procedentes de América.

En este contexto, se propondrá que el escepticismo del siglo XVI, ejemplificado en las Academica de Pedro de Valencia ofrece las herramientas intelectuales (la crítica de los criterios de verdad, la suspensión del juicio, la simplificación de la subjetividad y el uso del discurso histórico) para llegar a postular un tipo de tecnología del conocimiento (la cronografía) capaz de sintetizar el modo subjetivo del discurso literario y el modo objetivo del conocimiento que derivará en el pensamiento científico moderno. 

60.  Jorge Ernesto Villasana Méndez (Universidad del Claustro de Sor Juana), Juan Ruiz de Alarcón, en la antesala del teatro de lo siniestro”

El Anticristo es una obra atípica e intensamente contradictoria, en ella se reúnen un conjunto de condiciones que la convierten, por un lado, en el resumen de los miedos atávicos más acendrados heredados de la Edad Media, y por el otro, perfila ciertas condiciones que serán explotadas por un tipo de literatura comenzada al final del siglo XVIII y que ha recibido la denominación de Literatura gótica de terror.

La obra El Anticristo resume el horror milenarista desarrollado a lo largo del Medioevo, implícito en la idea de la llegada del fin del mundo a través del Apocalipsis en puerta, con la presencia del llamado Anticristo, venido al mundo en pleno antagonismo con la historia sacra y cuya tarea es la de sembrar el horror, y preparar a la humanidad para el triunfo del mal demoníaco.

El conjunto de atrocidades que son cometidas por el personaje alude a una situación excesiva con respecto a los marcos preceptivos de la moral cristiana, pero también asociado a condiciones sobrenaturales. El Anticristo evidenciando su maldad  acomete una serie de actos que van del estupro al asesinato en medio de una violencia verbal y visual, ayudado por la mecánica teatral y los recursos escenográficos que el mismo Alarcón establece en las acotaciones al texto.

El terror es un recurso que se conjuga con los elementos tradicionales que visten al teatro de su época, un ejemplo lo encontramos en la utilización de la figura del gracioso en medio de lo terrible de las acciones. De igual manera, el antagonismo de los personajes que desdoblados como el Elías y la oposición entre judíos y cristianos,  plantean el problema de la otredad, principalmente, la otredad siniestra que es un recurso constante en la literatura gótica de terror, una literatura que asume conscientemente el recurso de lo siniestro entendido a partir de los postulados freudianos.

Alarcón se muestra moderno y tradicional, evangelizador y diabólico, moralizante y rebelde al mismo tiempo; hace de su teatro un espacio para la tradición didáctica pero también para la experimentación, de ahí que la riqueza de la obra trascienda el mero parámetro del quehacer teatral, para incrustarse en la rebeldía de la literatura y el teatro de vanguardia, convirtiendo esta pieza en un tratado demonológico y de alteridad siniestra.

61.  Germán Viveros (Universidad Nacional Autónoma de México), Reglamentación y censura en el teatro novohispano del setecientos”

El teatro novohispano de coliseo transitó durante el setecientos sobre dos vías que lo mantuvieron en una dirección y con una meta fundamentales, impuestas por ideas “ilustradas”: racionalidad, distanciamiento de la religiosidad en el teatro, moralidad, formación de conciencia ciudadana, entre otras.

Las vías fueron los reglamentos y la censura, que imprimieron en ese teatro una marca caracterizadora suya, educativa en primer lugar y de entretenimiento secundariamente, al estilo de poetas y preceptistas de la Antigüedad clásica.

Esos instrumentos de orientación teatral hicieron que el teatro novohispano de coliseo decayera, visto el espectáculo desde una perspectiva artístico-literaria.

62.  Lillian von der Walde Moheno (Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa), “La estructura dramática de El desdichado en fingir, de Ruiz de Alarcón: Dispositio, versificación y semántica

El desdichado en fingir atrapa el interés del investigador por múltiples razones: sus pulcros versos, las caracterizaciones de los personajes y sus poco éticas acciones, el empleo particular de recursos recurrentes en la dramaturgia alarconiana, la perfecta construcción de la trama, etc. En la ponencia que propongo abordaré el último punto; en concreto, me detendré en una parcela analítica referente a la estructura dramática: la función que cumplen diversos aspectos compositivos; fundamentalmente, los que tienen que ver con los cambios en la versificación dominante.


I
NSTITUCIONES PARTICIPANTES

  • Universidad Autónoma Metropolitana, Iztapalapa
               (Organizadora y anfitriona)

  • Auburn University Montgomery

  • Barnard College, Columbia University

  • Benemérita Universidad Autónoma de Puebla

  • El Colegio de México

  • The College of Saint Rose

  • Colorado State University, Fort Collins

  • Escuela Nacional de Antropología e Historia

  • Facultad de Estudios Superiores, Acatlán

  • Florida International University

  • Instituto Nacional de Antropología e Historia

  • Nassau Community College, State University of New York

  • Secretaría de Comunicaciones y Transportes

  • State University of New York, Albany

  • Tecnológico de Monterrey, Monterrey

  • Universidad Autónoma del Estado de Morelos

  • Universidad de las Américas, Puebla

  • Universidad de Guadalajara

  • Universidad de Sonora

  • Universidad del Claustro de Sor Juana

  • Universidad Nacional Autónoma de México

  • Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla

  • University of Alberta

  • The University of Western Ontario

  • Utica College

  • Vanderbilt University


C
OMITÉ ORGANIZADOR

Cuerpo Académico en Literatura y cultura medievales,
de los Siglos de Oro y teatro novohispano

Serafín González

Gustavo Illades

María José Rodilla

Alejandro Higashi

Alma Mejía

Lillian von der Walde


Colaboración técnica

Mariel R. Ingliso

 

 

 

 

 

CUERPO ACADÉMICO EN
LITERATURA Y CULTURA MEDIEVALES, DE LOS SIGLOS DE ORO Y TEATRO NOVOHISPANO

 

INICIO
© mayo 2005
Webmaster:
LILLIAN  VON DER WALDE